Skip to main content
SearchLoginLogin or Signup

En agenda: aportes de gobernanza y ciencia de datos para una IA feminista y latinoamericana

A partir de las narrativas algorítmicas en disputa, Virginia Brussa argumenta sobre por qué necesitamos una gobernanza y una ciencia de datos para una IA feminista y latinoamericana.

Published onJul 07, 2023
En agenda: aportes de gobernanza y ciencia de datos para una IA feminista y latinoamericana

Detrás de la pregunta “qué es una IA feminista” es interesante indagar su impacto frente a las meta-narrativas promulgadas por personas escépticas y utópicas que llevan décadas permeando los debates acerca de la tecnología (Morozov, 2013), la democracia (Risse, 2021) y ahora de la IA (Katz, 2020).

Las desconexiones, desacoples, hegemonías que promueven las meta-narrativas sobre IA obstaculizan propuestas alternativas desde las cuáles visibilizar las oportunidades y riesgos a nivel regional. El presente está “sesgado” no cabe duda, por ello potenciar desde una agenda de IA feminista regional un movimiento alternativo crítico que alerte sobre un “bias washing” en el horizonte es clave.

Encarar la gobernanza de datos (públicos) urgida por la urgencia de la algoritmización reviste para y por esta agenda una vital importancia para sumarla a esa propuesta alternativa. Por otro lado, la ciencia de datos aporta su cuota de discusión al calor de los planteos sobre la privacidad, la rendición de cuentas, la transformación digital, el data sharing, la diplomacia de la CTI, la cooperación digital y, por supuesto, la apertura. Una ciencia de datos que cree modelos éticos e inclusivos por diseño, que impulse algoritmos públicos, así como protocolos que respondan a las desigualdades en la recolección de datos, es consecuente con las necesidades actuales.

En este texto, partimos de un breve recorrido sobre gobernanza de datos de interés público y por las preocupaciones ligadas a la IA feminista para sumar los aportes interrelacionados entre ciencia de datos, gobierno abierto y participación. Dicha dimensión habilita dos posibles espacios de incidencia para la agenda: los planes de acción de gobierno abierto y la integración de las infraestructuras digitales. Finalmente, con el propósito de abrir conversaciones1, comparto algunas ideas para explorar los espacios e integrar las agendas.

Hacia una IA situada

La inteligencia artificial viene compitiendo con otros términos en el podio de las “buzzwords”. A diferencia de otras como innovación, cambio o transformación (y más aún en lo digital) puede no quedar simplemente en el ámbito discursivo, sino afectar el plano de la materialización de toma de decisiones públicas mediadas por algoritmos. (Levy et al., 2021)

Haciendo una breve entrada a la biblioteca digital de Naciones Unidas por órgano, ya encontramos desde la década de los ochenta mención a la IA como automatización de procesos, pasando por el énfasis en el sistema estadístico, luego por los temas de privacidad, desarme, hasta ética. El anclaje proviene de documentos de la Asamblea General, el ECOSOC, Secretaría y últimamente de los órganos de derechos humanos2. Tal vez más reconocidos sean los reportes y guías realizados bajo el PNUD y UNESCO sobre IA, ética, educación. Por otra parte, la IA al interior de la comunidad internacional ha recorrido el camino singular de los grandes datos, la ciencia de datos a instancias de las distintas estrategias impulsadas por los dos últimos Secretarios Generales, uno para dar cuenta de la importancia para el sector humanitario, el último a raíz del otro pilar: el desarrollo. Si bien la IA ha estado presente en las decisiones y reportes de los principales órganos, el mayor impulso lo obtiene de los organismos y organizaciones creadas en la fase de recolección de datos, tecnologías para su obtención y análisis y finalmente su gobernanza global. De allí que surja también la Oficina del Enviado para la Tecnología3 dependiente de la SG la cual debe coordinar la Hoja de Ruta de la Cooperación Digital.  

La hoja de ruta contiene como una de sus acciones apoyar la cooperación mundial en materia de inteligencia artificial, mencionando también el impacto de la tecnología en cuestiones ambientales y riesgos de ciberseguridad. Puede resultar interesante también aludir a los puntos 24 y 25 del documento donde se describe los siguiente:

Están surgiendo varias plataformas de bienes públicos digitales de ese tipo, entre las que cabe destacar la Alianza de Bienes Públicos Digitales, iniciativa de múltiples interesados que responde directamente a la falta de una plataforma de referencia, aspecto destacado por el Panel en su informe. La labor de la Alianza se complementa con otras iniciativas, como el Marco Mundial de Acceso a Datos, cuyo objetivo es desarrollar infraestructuras técnicas que permitan y amplíen el intercambio de datos en todas las modalidades para acelerar los procesos de creación de bienes públicos digitales de calidad. Esas iniciativas son decisivas para el desarrollo de normas comunes sobre datos abiertos que orienten a los sectores público y privado sobre cómo proporcionar acceso abierto a los conjuntos de datos, a fin de garantizar que más datos pasen a ser bienes públicos digitales, respetando al mismo tiempo la privacidad y la confidencialidad. Un aspecto decisivo para la implantación de bienes públicos digitales es contar con marcos de derechos humanos y gobernanza rigurosos que fomenten la confianza en la tecnología y el uso de los datos, garantizando asimismo la inclusión. (NNUU, 2020; p.8)

Y luego podemos citar respecto a la IA el punto 55:

A pesar de que el interés por la inteligencia artificial es abrumador (la recomendación del Panel generó cientos de respuestas), existe un déficit de coordinación, colaboración y gobernanza internacional. Las cuestiones relacionadas con la inteligencia artificial que el Panel ha destacado constituyen importantes esferas de colaboración, en particular, su recomendación de que “Las decisiones de vida o muerte no deben delegarse a las máquinas”, que concuerda con el llamamiento del Secretario General a la prohibición mundial de los sistemas de armas autónomos letales. Los estados miembros se han ocupado de este asunto en el contexto de su participación en la Convención sobre Prohibiciones o Restricciones del Empleo de Ciertas Armas Convencionales que Puedan Considerarse Excesivamente Nocivas o de Efectos Indiscriminados. (pp.14-15)

Finalmente, y como elementos para complementar los desafíos planteados por otros informes o trabajos realizados por OCDE4, CEPAL5, OEA6, SEGIB7, UE8 u organizaciones como ILDA9, BID10 o Derechos Digitales11 entre otros, hay tres retos que el texto de Naciones Unidas precisa: 1) la falta de inclusión y representación en los debates globales; 2) la necesidad de una plataforma global que coordine esas iniciativas, ante la existencia de más de 160 series institucionales de ética y gobernanza de IA; y por último, 3) la falta de capacidad y conocimiento del sector público en la temática.

Esta mínima referencia de contexto a título instrumental, que no reviste análisis valorativo de su legitimidad o representatividad a los fines regionales, da cuenta de varias cuestiones que vamos a desarrollar luego. Pero no sin antes señalar que, como palabra de moda, la IA puede parecer abstracta y compleja pero, materialmente, de un momento a otro los mecanismos normativos necesitarán contar con una masa crítica para su localización a nivel nacional, subnacional y local. Y en ese proceso la agenda feminista de IA, los aspectos ambientales, discusiones amplias para los marcos de gobernanza y las alfabetizaciones digitales son y serán un recurso importante.

De gobernanza y ciencia de datos: aportes para otros planes e infraestructuras

El giro desde gobierno a gobernanza, como bien Innerarity (2011) lo mencionara como concepto y praxis para la renovación de la política, se instala también para los datos y seguidamente para la inteligencia artificial. De interés entonces será la gobernanza de datos públicos12 y sus marcos afines. Si bien desde la usina de recomendaciones de la OCDE encontraremos muchas concepciones sobre gobernanza pública (2019) en el contexto de la transformación y economía digital, o desde la Alianza Global de Gobierno Abierto, vamos a hacer mención a algunas ideas compartidas desde Mozilla y otras organizaciones regionales de forma tal de contar con elementos afines para desandar la gobernanza de la IA situada.

Cabe mencionar que este texto no tiene por objetivo dar cuenta del estado del arte de la gobernanza de datos o IA en América Latina, pero sí partir de conceptos orientadores abrir el debate sobre dos instancias futuras de investigación acción de la IA feminista en estos territorios: la gobernanza de IA en el contexto de los Planes de Acción de gobierno abierto (local) y las infraestructuras digitales de participación. En ambos, la ciencia de datos como herramienta tiene algo que decir y más aún cuando todavía hay deficiencias en políticas sobre dicha gobernanza de datos.13

Anouk Ruhaak (2021) hace un replanteamiento muy útil a la hora de pensar qué nos estamos perdiendo entre toda la montaña de normativas sobre gobernanza dada la agencia colectiva de los datos. Retoma por tanto los niveles de participación propuestos por Arnstein (1969) para poner de manifiesto que actualmente nos encontramos en una zona media de tokenización. Es decir, con suerte se informa sobre el uso de tus datos. Eso nos plantea dos niveles de interrogantes: ¿Qué impacto tienen todas esas normativas? ¿Cómo se implementan? ¿Qué se está olvidando incluir al calor de la “urgencia” legislativa? Y tal como plantea Ruhaak, ¿qué grado de participación es necesaria para una gobernanza futura que nos incluya, una que además sea ética e inclusiva?

Siguiendo ese camino abierto, Fabrizio Scrollini desde ILDA (2022) repara en los procesos de recolección de datos estadísticos y cómo incluir otras fuentes a los procesos ya institucionalizados de los centros nacionales de estadísticas. Ese es un punto clave, ya que nos da el marco para poner en diálogo a la ciencia de datos14 como herramienta para facilitar información para la toma de decisiones basadas en los conjuntos de datos públicos disponibles. En consecuencia, los procesos de recolección, los modelos, las alianzas entre las personas productoras de datos y las personas científicas de datos conformarán uno de los eslabones en esta búsqueda de una gobernanza inclusiva de datos e IA. Identificando y visibilizando brechas en los datos existentes, las preguntas para mejorar la evidencia en políticas públicas podrán ser parte de la cadena de incidencia necesaria para pensar las políticas sobre gobernanza de la IA feminista. 

En la práctica, al ir priorizando problemas15 con base en los sistemas de datos disponibles, las alertas sobre la falta de datos o problemas de maduración de los mismos son detectados en momentos iniciales. Proyectos de ciencia de datos e IA como corolario de políticas públicas con perspectiva feminista serán por ende menores, no por desigualdades en la conformación de equipos o sus capacidades, sino por la invisibilización estructural de temáticas de interés en los programas de apertura de datos. Entre las entrevistadas se destaca la relevancia de revisar los procesos intrínsecos a los modelos de recolección actuales para gestar un ecosistema maduro y estandarizado de datos. El tema va más allá de contar con datos desagregados, ya que en ocasiones incluso esos datos no habilitan siquiera a problematizar por ejemplo una agenda feminista para el cambio climático. Tampoco es cuestión de contar con grandes datos: pequeños datos pertinentes y oportunos acompañados de una buena pregunta y la adecuada técnica pueden ser el impulso inicial para acciones que fomenten la justicia de datos. 

¿Qué gobernanza habilita el gobierno abierto?  

El explorador de compromisos derivados de los Planes de Acción de los países (y ciudades) pertenecientes a la Alianza para el Gobierno Abierto permite analizar ocho años (2011-2018) de información. Si observamos los términos asociados a cada plan, surgen algunos cruces interesantes para profundizar con las tendencias actuales. 

Una de las etiquetas utilizadas para describir las temáticas trabajadas por los compromisos es “género”. Agrupando los países y ciudades que contienen a dicho término se percibe el escaso peso del tema en general: 2.10% del total de los compromisos. Sin embargo, para nuestra agenda es sumamente relevante ya que el 50% de esos compromisos pertenecen a América Latina. La región le ofrece su impronta a la temática, por peso y por connotación de los tópicos con los cuales “género” se relaciona. 

Los datos totales y globales (Tabla 1) visibilizan los temas con los cuales los compromisos sobre género se han relacionado a lo largo de los últimos años. Se afirma la situación de vulnerabilidad y las desigualdades en temas de participación, datos abiertos, servicios públicos, políticas digitales.  Por otro lado, cuestiones de justicia, ambientales, DDHH o educación parecen no ser identificadas como importantes en la agenda de género de gobierno abierto. 

Tabla 1

Co-ocurrencias etiqueta Género - Compromisos OGP

Fuente: OGP Explorer https://www.opengovpartnership.org/explorer/

La tríada vulnerabilidad, participación y “transformación digital” ligada a temáticas sobre género avala la pertinencia de incidir desde el ecosistema de la AGA por una agenda de IA inclusiva y feminista por varias razones:

  1. Los planes subsiguientes al 2018 dan cuenta de un aumento de los países que incorporan compromisos relacionados a las problemáticas de “género” (algunos explicitando proyectos para mujeres y niñas) pasando de ochenta y uno (81) según los datos aquí analizados a ciento cuarenta y cuatro (144) (Gender OGP, 2021). También su desempeño es realmente destacable en relación con su impacto en las políticas de gobierno abierto y su temprana concreción frente a los compromisos que incluyen a otras poblaciones vulnerables identificadas por AGA.

  2. Otra de las publicaciones de avances de las políticas de gobierno abierto es el de Gobernanza digital. (DG OGP, 2021) Ha sido la segunda área de política de más rápido crecimiento dado el uso de algoritmos e IA por los gobiernos de la alianza según dicho relevamiento. Protección de derechos y rendición de cuentas son las acciones inherentes a los marcos de gobernanza propuestos pero ciertamente padecen cierta debilidad en su implementación.

  3. Aunar en el esquema de acciones por la coordinación democrática de los datos (ILDA, 2022) la resignificación de los portales. Según Davis, sería pensar en futuros portales de datos como data hubs de gobernanza (2021) de forma de orientar marcos temáticos16 y aprovechar las infraestructuras existentes para incluir secciones de algoritmos públicos como políticas de transparencia activa.

Algo más que infraestructuras digitales de participación

De manera breve quiero hacer mención a otra dimensión sensible para la agenda en cuestión. Presenta interrelación entre gobernanza de datos, futuros de gobierno abierto, ciencia de datos e IA en distintas velocidades e instancias. 

A los portales de gobierno en su formato tradicional se han sumado otras infraestructuras digitales para dar vida a proyectos de legislación abierta, monitoreo de planes, presupuestos participativos, consultas entre otros mecanismos17 públicos de similares objetivos.  Su uso, sin hacer distinción de las modalidades adoptadas, es un repositorio de huellas digitales. Ni esos datos ni sus infraestructuras son integrados en la mayoría de los casos en los marcos de gobernanza anteriormente referidos. 

En una publicación reciente del The GovLab (Gambrell, 2022) donde se analiza el proceso realizado por Madrid se deja constancia de la necesidad de incluir a futuro estas instancias como parte de las políticas de uso, reuso e intercambio de datos provenientes, en este caso, de la ciudadanía. 

Proyectos de ciencias de datos y uso de algoritmos también son parte de ese ecosistema europeo que tiene repercusión por su escalabilidad en América Latina. Son, claro está, otra naturaleza de datos y de actores involucrados en la recolección, tales como aquellas organizaciones de sociedad civil o comunidades de desarrolladores que podrán ser también llamados a formar parte de eventuales debates sobre gobernanza de datos e IA regionales, más aún si consideramos la toma de decisiones surgidas de esos datos, los modelos y temáticas de políticas públicas diseñadas especialmente sobre distribución presupuestaria, espacio público, ambiente, movilidad. 

Conclusiones

El incipiente escenario de marcos de gobernanza de datos a nivel regional, en su nivel normativo, diversidad temática y de cooperación entre actores, se presenta como factor de riesgo en momentos performáticos inteligentes pero al mismo tiempo como oportunidad para promover valores intrínsecos a la agenda de datos feminista en general y de IA en particular.  

Y si “los futuros son representaciones del porvenir que compiten actualizándose en el presente para completarse tanto material como culturalmente. Cada uno de ellos lleva implícitas concepciones más o menos específicas de lo que significa ser humano, naturaleza, desarrollo, justicia, riqueza y vida”. (Belsunces, 2020) Entonces allí reside la oportunidad de forjar una narrativa alternativa a las promulgadas desde escépticos y utópicos: una narrativa común a la agenda feminista de IA desde donde accionar por diseños más justos. 

En ese estado de situación y controversias narrativas sobre qué es IA también se encuentra la búsqueda de un consenso sobre qué y para quiénes diseñar marcos de gobernanza de (nuestros) datos. ¿Por qué necesitamos tales políticas? ¿Qué personas están convocadas a ser parte de su diseño? ¿Qué tipo de cooperación debe implementar? ¿Cómo se torna esa búsqueda necesaria en la IA feminista?

En ese contexto, las hojas de rutas globales son un indicador de la necesidad de instrumentar marcos coherentes con el avance tecnológico, normativo y científico propio. Los distintos países de la región cuentan con movimientos de apertura y de datos de larga trayectoria, de derechos digitales y derechos humanos, colectivas feministas o software libre sensibles a las problemáticas ambientales, de sesgos y desigualdad. No sería consecuente con todo ello construir hojas de rutas locales desde cero o escasas de participación. En ese sentido, señalé a modo de ejemplo dos casos desde donde potenciar la incidencia en el diseño de marcos de gobernanza en el sentido de la agenda: los planes de acción de gobierno abierto y los mecanismos de participación basados en infraestructuras digitales. Horizontalizar la agenda de IA implica también revitalizar esas políticas de apertura para problematizar junto a nuevos actores (cientistas de datos, privados, organismos internacionales, oficinas de estadísticas nacionales, data activismo feminista, migrantes, ambientalistas, etc) la gobernanza. En ese mismo recorrido la agenda feminista de IA y los perfiles necesarios de cientistas de datos entran en juego para alertar oportunamente falencias y falta de datos estructurales que dificultarán el hacer las preguntas que queremos con base en mejores datos y evidencia para la toma de decisiones públicas.  

Recomendaciones

Finalmente, algunas propuestas para seguir conversando por una agenda de investigación-acción de IA feminista.

  • Sensibilizar [General]: La IA no debería considerarse un objeto propiedad de discusión de algunas áreas, actores o disciplinas. Más aún considerando su uso para la toma de decisiones públicas. Su gobernanza por tanto remite a corresponsabilidad, participación y cooperación. Sin embargo, existen varias capas de debates previos o al menos simultáneos para no implementar normativas anacrónicas que potencien los sesgos estructurales. Ejemplos: a) promover consensos abiertos locales acerca de qué, cómo y para quiénes se diseñan marcos de gobernanza de IA. En consecuencia, visibilizar por qué es importante contar con proyectos de algoritmos públicos para explicar su uso en mecanismos de toma de decisiones y rendición de cuentas. B) Desnaturalizar el origen de la escasez y madurez de datos en proyectos de ciencia de datos afines a la agenda feminista y el ciclo del sesgo como mero resultado de lo “dado” por procesos de IA. Integrar los resultados de dichos debates en los procesos de legislación sobre gobernanza. 

  • Localizar [Gobiernos/ONG]: potenciar el rol de las ciudades como espacios pertinentes para el desarrollo de políticas de gobernanza de IA aprovechando el ecosistema provisto por OGP Local (el capítulo de ciudades de la Alianza para el Gobierno Abierto). La presión que da cuenta Davis sobre la revitalización de los portales de datos puede incentivar el intercambio de experiencias entre ciudades en similares velocidades de normativización de la gobernanza de datos. Modelo piloto para pensar en la “sectorización” pero por nivel territorial y no por tipo de alianzas o temas. 

Tuit del 8 de marzo de 2002 de la cuenta de Open Government Partnership que dice: “Women local leaders are incorporating #opengov and feminist approaches to tackle the challenges of the pandemic and strengthen democracy. They shared their stories with us at the #OGPSummit last December https://youtu.be/AvFMxiAwt_s #InternationalWomensDay #IWD2022 #BreakTheBias

Fuente: https://twitter.com/opengovpart/status/1501216434755710988

  • DataActivar los proyectos de ciencia (de datos) [Academia/Privados]: posibilidad de incluir en los equipos de ciencia de datos sobre políticas públicas referentes del data activismo que sumen e interpelen lo ético desde el territorio/cotidianeidad. Los roles y equipos de especialistas en distintos temas convocados en dichos procesos pueden ser interpelados por preguntas provenientes de otras miradas, riesgos y saberes. De esta forma, se integrarían desde la primera fase de la problematización una perspectiva feminista sobre el tema, se identifican posibles faltantes de información o datos, se previenen sesgos en distintas etapas del proyecto y de la comunicación.  

En ese mismo sentido, las organizaciones o comunidades que diseñan infraestructuras digitales habitualmente desarrollan becas para desarrolladoras con el objetivo de cerrar las brechas en Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas. Sin embargo, sería interesante incidir para el diseño de incentivos donde mujeres de otras disciplinas como politólogas, sociólogas, antropólogas, humanistas interesadas en código se sumen y al mismo tiempo aporten sus miradas sobre aspectos no técnicos de las infraestructuras. 

  • Protocolo de alertas tempranas del sesgo [agenda de investigación IA feminista] Cocrear un protocolo que facilite la detección de potenciales sesgos al momento de diseñar un proyecto de ciencia de datos. Guiar desde lo más simple como ser [IF me encuentro con un dataset/base de datos sin desagregación entonces derivo a X área] o la creación de un documento público, colaborativo y regional donde se recolecten brechas de datos al poner en ejecución un proyecto de IA. El mismo alimentaría el protocolo.

  • Repositorio de preguntas para una IA feminista: [agenda de investigación IA feminista] Teniendo en cuenta los pasos propuestos por el curso sobre cómo hacer un proyecto de ciencia de datos del GobLabUAI de Chile, abrir un repositorio en Github/sitio web para recolectar las preguntas de investigación con perspectiva feminista que quedan sin resolver dada la ausencia de base de datos que aporten evidencia. Seguir criterios de categorización tales como país, área de política pública, conjunto de datos necesario, nivel de maduración del dato, fuentes alternativas no oficiales entre otros. Visualizar los gaps por país y por conjunto de datos.

  • Biblioteca abierta sobre gobernanza de datos e IA feminista en Zotero: al ir explorando informaciones sobre el tema puede que te sea útil. Crear un grupo abierto: GDeIAfeminista

Referencias

Arnstein, S. R. (1969). A ladder of citizen participation. Journal of the American Institute of Planners, 35(4), 216-224. https://lab.cccb.org/es/graficos-expectativas-y-la-invencion-del-futuro/ 

Davies, T. (15 de diciembre de 2021). Focussed futures: the portal as... [Blog post.] Data Portals and Citizen Engagement. https://dataportals.pubpub.org/pub/vftgd2z6/release/1 

Iniciativa Latinoamericana por los Datos Abiertos. (31 de marzo de 2022.) El futuro de la gobernanza de datos en América Latina. [Video.] Youtube. https://www.youtube.com/watch?v=x-HlV15urow 

Innerarity, D. (2011). ¿Qué es eso de la gobernanza? Tiempo de paz100, 228-233. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3986435 

Katz, Y. (2020). Artificial whiteness. Columbia University Press. 

Levy, K., Chasalow, K. E., & Riley, S. (2021). Algorithms and Decision-Making in the Public Sector. Annual Review of Law and Social Science, 17, 309-334. https://www.annualreviews.org/doi/abs/10.1146/annurev-lawsocsci-041221-023808 

Morozov, E. (2013). To save everything, click here: The folly of technological solutionism. Public Affairs.

Naciones Unidas, Asamblea General. (2020). Hoja de ruta para la cooperación digital: aplicación de las recomendaciones del Panel de Alto Nivel sobre la cooperación digital. https://documents-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/N20/102/54/PDF/N2010254.pdf  

Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. (2021). Recommendation of the council on enhancing access to and sharing of data, OECD/LEGAL/0463 https://www.oecd.org/sti/ieconomy/enhanced-data-access.htm 

Open Government Partnership. (2021). Gender & inclusion fact sheet. https://www.opengovpartnership.org/wp-content/uploads/2021/11/Gender-_-Inclusion-fact-sheet.pdf 

Open Government Partnership. (2021). Digital governance fact sheet. https://www.opengovpartnership.org/wp-content/uploads/2021/11/Digital-Governance-Fact-Sheet.pdf 

Risse, M. (2021). Artificial intelligence and the past, present and future democracy. Carr Center for Human Rights Policy. https://carrcenter.hks.harvard.edu/files/cchr/files/ai-and-democracy 

Ruhaak, A. (29 de octubre de 2021). Desafíos para la ética aplicada a la gobernanza de datos | Eduardo Meneses & Mozilla Foundation. [Video] Youtube. https://www.youtube.com/watch?v=97pvjLom9DE  

Scrollini, F. (24 de enero de 2022) Datos que empoderan: Perspectivas de ALC sobre la gobernanza de datos.  [Video]. Youtube. https://www.youtube.com/watch?v=TNyVU8nZGHA 

Gambrell, D. (28 de marzo de 2022). Learning from Decide Madrid. [Blog post.] The Gov Lab. https://blog.thegovlab.org/post/learning-from-decide-madrid 

Comments
0
comment
No comments here
Why not start the discussion?